file_20151204100229

Equipo liderado por chileno descubre galaxias ubicadas en las fronteras del Universo

El grupo utilizó observaciones hechas por el telescopio del espacio Hubble y el VLT de ESO ubicado en el cerro Paranal.

SANTIAGO.- Un equipo internacional de investigadores liderado por el científico chileno Leopoldo Infante encontró 22 galaxias en las fronteras del Universo que emitieron luz hace cientos de millones de años.

El grupo encabezado por el astrofísico y académico de la UC utilizó observaciones hechas por el telescopio del espacio Hubble y con el telescopio VLT de ESO en cerro Paranal para explorar las fronteras del Universo.

Solo unos “pocos cientos de millones” de años después de producirse en Big-Bang, la gran explosión que dio origen al Universo, se generaron galaxias que nunca habían sido observadas.

Allí se encontraron 22 galaxias que emitieron luz durante los primeros 800 millones de años del Universo. Entre esas galaxias primitivas se descubrió la que hasta ahora es la menos luminosa de las más lejanas, nunca antes observada y que fue bautizada como Tayna, que significa ‘primogénito’ en aymara.

 

Allí se encontraron 22 galaxias que emitieron luz durante los primeros 800 millones de años del Universo. Entre esas galaxias primitivas se descubrió la que hasta ahora es la menos luminosa de las más lejanas, nunca antes observada y que fue bautizada como Tayna, que significa ‘primogénito’ en aymara.

“Gracias a esta detección el equipo fue capaz de estudiar, por primera vez, las propiedades de objetos extremadamente débiles que se formaron poco después del Big Bang”, explica Leopoldo Infante.

Para llegar a ella se utilizaron los llamados telescopios gravitacionales “naturales”, donde cúmulos de materia muy masiva hacen de lente entre nosotros y la galaxia lejana, multiplicando la luz que se emite, que en este caso es por un factor de veinte veces. Gracias a esto, el equipo de astrónomos y estudiantes ha podido estudiar, por primera vez, las propiedades de objetos extremadamente débiles y que surgieron poco después del Big-Bang.

Según los datos analizados esta galaxia es ochenta veces menos masiva que la Vía Láctea, pero sigue produciendo más o menos la misma cantidad de estrellas cada año.

La observación de estas primeras galaxias y el análisis de sus características provee una nueva capacidad para obtener una comprensión más precisa y profunda sobre la formación y evolución del Universo.