PROYECTO-CHILE-JAPON-01-300x200

Nuevo instrumento corrige imágenes astronómicas afectadas por la atmósfera

Tecnología desarrollada a través de un proyecto de colaboración chileno-japonés, permite a los observatorios obtener registros de mayor precisión y calidad.

Un equipo de investigadores del Centro de Astro Ingeniería de la Universidad Católica (AIUC) y de la Universidad de Tokyo (UT), instaló durante el mes pasado en el telescopio de 1 Metro (1M) del Observatorio Europeo Austral (ESO) de La Silla, un nuevo sistema óptico que permite corregir en línea los errores de las imágenes provocados por las turbulencias atmosféricas.

El experto precisó que la iniciativa comenzó el año pasado con la visita de un grupo de científicos japoneses liderados por Takeo Minezaki del Instituto de Astronomía de la UT. Ellos, dijo, tenían interés en probar su sistema de óptica adaptativa en un sitio con mejores condiciones de las que pueden encontrar en Japón.

“Desde que se inició la instalación del University of Tokyo Atacama Observatory para el cual estamos desarrollando un espectrógrafo, hemos trabajado con los investigadores japoneses para adaptar el instrumento óptico al telescopio ESO 1M”, agregó Vanzi.

En dicho esfuerzo participaron los investigadores Takeo Minezaki y Yukihiro Kono, profesor asociado y estudiante de postgrado de Tokyo, respectivamente. También Abner Zapata, Mauricio Flores y Sebastián Ramírez de la UC.

En 2016, el AIUC comenzó a ocupar el telescopio ESO 1M de La Silla, equipado con un nuevo sistema de control e instrumentación desarrollado en Chile. Este fue concesionado por el observatorio europeo a la Universidad Católica del Norte, institución con la cual colabora el equipo de la UC.

Dicha iniciativa fue cofinanciada por la UT y un proyecto semilla de Ingeniería UC presentado por los profesores Leonardo Vanzi y Andrés Guesalaga.

Turbulencia atmosférica

Este fenómeno es uno de los mayores problemas que enfrentan los observatorios a nivel mundial, porque hace que los objetos celestes aparezcan borrosos cuando son registrados por telescopios terrestres.

Para compensar su efecto, se usa la tecnología llamada Óptica Adaptativa, gracias a la cual los espejos deformables controlados por ordenador son ajustados cientos de veces por segundo para corregir la distorsión producida por la atmósfera en tiempo real.